En esta entrevista, Joaquín describe sus casi 30 años en Aage Hempel y la evolución de su cargo a lo largo del tiempo.

¿Cuánto tiempo llevas como ingeniero y con interés en este campo?

Comencé mis estudios en 1980. Después de completar mi primer año de la carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, me di cuenta de que, a pesar de mis grandes esfuerzos por comprender el papel de un Ingeniero Industrial, no podía entenderlo. No me gustaba  la idea de un futuro como graduado, sentado en una oficina y firmando proyectos. Decidí tomarme un tiempo libre para decidir qué camino quería que tomara mi futuro profesional.

Mientras tanto, conocí al padre de un amigo de mi hermano que trabajaba como oficial de radiotelegrafía. Un día en casa me mostró su Laboratorio en el desván de su casa, y descubrí las cosas maravillosas en todo el equipo. De repente, encontré mi vocación, cambié mi historia y comencé de nuevo.

Comencé la carrera de Radio Electrónica Naval en la Academia de la Marina Civil en Santa Cruz de Tenerife. Después de mis prácticas, trabajé como oficial de radio en barcos de la marina mercante durante unos cinco años. Fue aquí donde adquirí la experiencia imprescindible para lo que vendría después, el famoso GMDSS que eliminó la función de Radio Oficial en los barcos.

¿Cuánto tiempo llevas en Aage Hempel y cómo has visto evolucionar a la empresa a lo largo de los años?

Con la eliminación de la función de radio en los barcos, tuve que buscar alternativas. En 1991 me dediqué al campo de los servicios en las empresas que ahora forman parte del Grupo Arbulu. ¡El próximo año se cumplen tres décadas en la empresa!

Como Ingeniero de Servicio (o Técnico en los primeros días) cubro los campos de comunicaciones, inspecciones y reparaciones. Durante este período se consolidó mi madurez profesional y experiencia, de la misma manera que las Empresas del Grupo Arbulu se convirtieron en líderes en este mercado y, a través de la colaboración estratégica, se dedicaron a lograr sus objetivos globales.

¿Qué implica su función en Aage Hempel?

Mi rol combina las tareas de Ingeniero de Campo e Ingeniero de Servicio Marítimo. Ofrezco soporte técnico a otros técnicos, ya sean internos o externos, en la oficina durante mis períodos de guardia. Reúno las experiencias técnicas de otros ingenieros de servicio y paso la información a una base de datos para futuros servicios. También estoy a cargo del contacto técnico con los fabricantes para recopilar la información técnica más reciente para mantener nuestra base de datos actualizada, ayudar al dpto. de coordinación. para comprender solicitudes de servicio complejas y apoyar al departamento de ventas. donde sea necesario.

Recuerdo los tiempos en que trabajaba solo como ingeniero de servicio: el rol era más simple, mis funciones menos. Ser Evaluador Técnico de Servicios VDR y No VDR me obligó a involucrarme en todo tipo de servicios. El feedback que recibo me ayuda a mejorar y así colaborar mejor en mi campo de trabajo.

¿Cómo describiría un día normal en la vida de un ingeniero de campo de Aage Hempel?

Cada día es diferente y un poco estresante. Necesito analizar los problemas recibidos a través de Solicitudes de Servicio y luego reenviar las solicitudes a Logística y Coordinadores, quienes le proporcionarán una cotización al cliente final. Es un gran reto terminar el día con la lista de trabajo completada.

¿Cuánto tiempo pasas en los barcos? ¿Viajas mucho por trabajo?

Sí, he viajado mucho después de haber trabajado en barcos como ingeniero de servicio durante muchos años. Siempre estoy listo y preparado para las llamadas del Coordinador de Servicios para ayudar en las consultas de los buques. Las diferentes empresas para las que he trabajado tenían diferentes métodos, pero me adapté rápidamente a sus procesos. En Aage Hempel, todos estos procedimientos se fusionan en un método más compacto que permite a la empresa desarrollarse de manera más óptima y profesional.

¿Cuál crees que es la mejor parte de tu trabajo?

La mejor parte del trabajo es cuando se resuelve un desafío, siento una gran satisfacción, es decir, revivir un equipo defectuoso a pesar de haber sido reparado por ingenieros de servicio de otras empresas; y estar en condiciones de poder dar soporte técnico a mis compañeros a bordo de los buques, etc.

¿Cuáles son los tipos de desafíos o riesgos a los que se enfrenta en el trabajo?

Los retos profesionales han sido los cambios estructurales de las empresas donde he trabajado, y la dificultad en algunos servicios que he tenido que afrontar. Todo es una anécdota resuelta que cuando vuelvo a pensar se me escapa una sonrisa, y siento una gran paz.

El riesgo es grande, particularmente en términos de seguridad, por lo que siempre debe estar preparado; Caídas, descargas eléctricas, repuestos/materiales y herramientas extraviados, equipaje perdido durante un viaje, hoteles en mal estado: todos estos son una gran parte del trabajo.

Puede suceder en cualquier momento y en cualquier lugar, pero después de casi 30 años en la profesión, con una larga historia de viajes, barcos y servicios, siento que estoy bien preparado. Miro atrás y creo que lo he hecho bien.